miércoles, 28 de mayo de 2014

Cinco buenas razones para no estar en las redes sociales

Si te gustan mis post, puedes darle a me gusta también en mi página de Facebook! :) Gracias.

No es obligatorio, no hay que estar por estar o porque esté todo el mundo... Ya lo hemos dicho alguna que otra vez: la presencia en las redes sociales ha de estar justificada, ha de responder a nuestros objetivos (de empresa o de persona) y ha de formar parte de nuestra estrategia.

Son muchas las empresas, personas o instituciones que se han lanzado a ciegas al mundo social media sin medir previamente las consecuencias, a veces nefastas, de dicho "chapuzón".

En este post voy a analizar cinco buenas razones para no estar en las redes sociales.



1- Si sólo vas a estar porque está de moda. Hay veces que abrirse al exterior no merece la pena. Es lo primero que hay que pensar. En este caso me refiero a industrias farmacéuticas, por ejemplo, que pueden tener graves problemas legales a la hora de enfrentarse a una presencia en redes, o a las empresas de armas, cuya aportación en Twitter o Facebook no compensaría el daño que le haría su mayor exposición. El último caso de fracaso ha sido el de la Casa Real que estrenaba Twitter recientemente con resultados muy poco favorables.



2- Si sólo quieres estar en las redes sociales para vender. No triunfarás en las redes si simplemente las utilizas como un altavoz con el que llevar tus ofertas o tus promociones a más personas. Piensa que los usuarios no están ahí sólo para escuchar los mismos mensajes de promociones, precios y ofertas. Si haces esto corres el riesgo de caer en el spam puro y duro. La gente espera algo más si sigue a una marca en las redes: espera información, actualidad...

3- Si tus potenciales clientes no están en las redes sociales. Cierto es que en Facebook hay miles de millones de usuarios de todo el mundo, pero... si tu empresa vende neumáticos, por ejemplo, quizás encontrar a los que le interese el tema sea como buscar una aguja en un pajar. Si tu negocio se centra en un nicho de mercado muy concreto has de preguntarte si tus potenciales clientes usan las redes sociales. Quizás te interese estar en Linkedin pero no tanto en Facebook o en Twitter...



4- Si tu competencia no está en redes sociales. Piensa, si ellos no están... será por algo, ¿no? Si los demás no se lo han planteado, es porque quizás no sea el lugar ni el momento. Yo te recomendaría que no te lanzaras a ser tú el primero... mejor esperar a ver quién se anima y cómo le va. ;)

5- Si no tienes tiempo para gestionar las redes sociales. Ya sabéis que el trabajo del community manager lleva horas, sobre todo si lo quieres hacer bien (sino, es mejor que no lo hagas). Estar en Twitter no consiste sólo en crearte una cuenta y hacer un retuit cada dos días... Hay que actualizarlo a diario y, por supuesto, estar pendiente de tus seguidores. A veces una pequeña empresa no puede estar "perdiendo el tiempo" contestando y aclarando cada comentario y cada duda.



No me entendáis mal. Yo soy muy defensora de las redes sociales (¡está claro!) y creo que son más las ventajas que las desventajas, pero aún así, insisto en la necesidad de tener una estrategia clara y unos objetivos. ¿Qué quieres conseguir con tu presencia en Twitter y en Facebook?. Si no lo tienes claro no te arriesgues: piensa y luego decide.

¡Gracias por leerme! :)