lunes, 13 de febrero de 2017

Mi charla en el Taller de experiencias del Máster Social Media de la Cámara de Comercio de Gijón

Como sabéis, el pasado viernes, tuve el honor de participar en el taller de experiencias del Máster de Social Media de la Cámara de Comercio de Gijón del que soy ex alumna. En el mismo dí una pequeña charla a los alumnos sobre mi experiencia como community manager y sobre mi trabajo actual en Flame analytics. Asimismo, quise aplaudir la decisión de los alumnos que han optado por esta formación y aproveché para darles algunos consejos concretos para que tengan éxito en su andadura como Social Media Managers. La marca personal, escribir un blog, ser activo en LinkedIn, son algunos de ellos.





Esto es lo que les conté :)

Un poco sobre mi


Me presento Un poco sobre mi… y mi trayectoria Soy Lucía González Ramos, periodista, community manager y ex alumna de la primera edición de este master. En este pequeño rato que os voy a hablar me gustaría contaros mi experiencia. Quizás alguno se vea reflejado de una u otra manera y ojalá pueda aportaros algo, inspiraros o echaros una mano …

Os decía que soy periodista. Estudié en la Universidad Complutense de Madrid y acabé la carrera en 2004. Siempre me gustó escribir y comunicar. De hecho, siempre se me dio bastante bien, por lo que no me lo pensé mucho a la hora de decidir qué iba a estudiar.

En los primeros años del 2000 no había redes sociales pero sí que empezaba a surgir el llamado periodismo digital, nada que ver con el panorama actual. En el 2005 hice un post grado del tema que casualmente años después me iba a abrir una importante puerta. Mis primeros trabajos fueron en los medios de comunicación tradicionales: prensa, radio, televisión… Era una buena época para la prensa escrita. Por aquel entonces nacía la televisión pública asturiana y la verdad es que no nos faltaban ofertas de trabajo a los recién licenciados. ¿quién lo iba a decir?

Durante 4 años, hasta el otoño de 2009, estuve en los medios hasta que la comunicación digital llamó a mi puerta. En la Federación Asturiana de Empresarios buscaban una persona para que llevase la web de la federación y que ayudase en el departamento de comunicación de la misma: eventos, notas de prensa, etc. En aquella época Facebook ya era grande y muy conocido y las empresas empezaban a meter la patita en el panorama social media. Twitter surgía con fuerza y también conocíamos la red Linkedin. Las empresas que hasta el momento habían permanecido casi ajenas a las redes empezaban tímidamente a hacer sus pinitos, a crear sus perfiles, a comunicarse de otra manera. Era la época 2.0. empresarial. Ya no valía aquello que había aprendido en la carrera de emisor – mensaje – receptor. Ahora, el receptor también quería hablar, y el mensaje ya no eran sólo letras: eran imágenes, vídeos, audios, se transmitía por varios canales y además era en tiempo real. En aquel momento aprendí a usar Twitter, aprendí lo que era el posicionamiento web (SEO y SEM), cree mi primer canal de YouTube… Todo genial hasta que la crisis nos dio de bruces y me quedé sin trabajo. Habían pasado tres años y yo ya no quería volver a los medios tradicionales. Las redes e Intenet me habían enganchado y, pese a mi formación como periodista tradicional, tenía claro lo que quería: ser community manager.

Me puse, obviamente a buscar trabajo pero, a pesar de tener ya tres años de experiencia en el sector, no tenía ningún tipo de formación teórica en el uso de las redes sociales. Hablando claro, no tenía ningún título que acreditara lo que sabía. Casualmente, por aquel entonces me hablaron de un Master de social media management que organizaba la Cámara de Comercio y que comenzaba justo ese mismo mes en el que yo me había quedado sin trabajo. Casualidades de la vida… Me informé y decidí apuntarme. ¡Era el momento perfecto! ¡Tenía que aprender! Y vaya que si aprendí. Redes sociales, seo, blog, vídeos, etc.

¿Qué aprendí en el Master, para qué me sirvió? 


1. Encontré trabajo. Una empresa de nuevas tecnologías de Gijón estaba buscando una persona para que les gestionara las redes sociales y en, definitiva, que se ocupara de la comunicación de la empresa. Ya podía poner en práctica todo lo que había aprendido y, cuando tenía dudas, echaba de mano de mis ex profesores Rubén, César, Ibon que siempre tenían un momento para resolverlas. El proyecto era atractivo ya que se trataba de un producto nuevo que había que posicionar en el mercado: nueva web, nuevos perfiles en redes, y, en definitiva, una nueva estrategia de comunicación y marketing que tenía que implementar.

2. Aprendí la importancia de la reputación online y a raíz del Master comencé a intentar posicionarme a mí misma, es decir, a trabajarme mi personal branding. ¿Para qué me sirvió?

a. Me hice (humildelmente) más conocida. El objetivo es que mi nombre se asocie a una determinada temática o a un determinado sector. ¿cómo?
      i. Empezando por tener un perfil cuidado y actualizado en Linkedin y participando en grupos de interés en esta red social.
      ii. Utilizando Twitter sólo y exclusivamente para temas que tengan que ver con mi profesión (puedes tener a parte otra cuenta personal), seguir a gente interesante y mantener viva la conversación.
      iii. Con mi blog. Nada como un blog para darte a conocer y fomentar esa imagen de marca deseada.
b. Encontré socios y colaboradores para nuevos proyectos más fácilmente. Muchos profesionales querrán vincularse a ti y relacionarse contigo.

c. Tuve entrevistas de trabajo para puestos a los que yo no había aplicado. Es cierto ¡no tengáis duda! que los responsables de RRHH de las empresas miran siempre el perfil en redes sociales de los candidatos a un determinado puesto. Si tu perfil está trabajado, participas en grupos interesantes, tienes buenos contactos y eres activo, esto será un plus importante a la hora de decantarse por tu candidatura frente a la de otros. ¡Ojo! que también puede pasar todo lo contrario: cuidado con los comentarios públicos polémicos, las fotos de borracheras, etc.

d. Consegí nuevas oportunidades (conferencias, participación en mesas redondas, clases, por ejemplo) y nuevos clientes.

3. Cree mi propio blog en septiembre de 2013. Y es que después de casi 5 meses de formación intensiva había aprendido un montón de cosas y tenía un montón de apuntes que había ido tomando en las clases. Con todos ellos decidí montar un blog en el que contar lo que había aprendido en las clases. El blog se llamó y se llama: De Profesión Community Manager. Cierto es que hay muchísima competencia y blogs de redes sociales los hay a patadas, pero no debemos desesperar. Cada uno somos diferentes y tenemos diferentes cosas que aportar a nuestros lectores. Internet es muy grande y hay hueco para todos. Lo que hay que intentar es ser original, diferente, innovador… Al final, yo creo que, si ofreces contenido de calidad, sabes difundirlo y eres paciente y no te rindes, logras tus objetivos.
¿Para qué me sirvió?

a. He conseguido varias colaboraciones con revistas y publicaciones digitales. He escrito post para un buen número de revistas y también me han entrevistado en varias ocasiones.

b. Me contactaron para escribir mi primer libro, un cuento infantil.

c. También he conseguido trabajo como profesora en dos ocasiones para sendos cursos de redes sociales y dos trabajos como freelance.

Acabamos con algunos consejos 


• Cuidar muchísimo nuestra imagen en Internet: perfiles en redes sociales trabajados, activos, con foto, con bio.

• Mucho ojo a las opiniones personales, políticas, de religión, etc. Cuando somos CM de una marca al final somos en gran medida imagen de la misma una metedura de pata nuestra puede manchar la empresa a la que representamos.

• Linkedin, es clave. Ahí están los profesionales de todos los sectores. Contacta, recomienda, publica, busca trabajo, hazte miembro de grupos.

• Ten un blog

• Colabora en otros medios, haz que tu red crezca

• Habla de CM porque es de lo que sabes. Eres referente, ¡créetelo!

• Haz vídeos. Hoy en día son indispensables

• Contesta siempre a tus seguidores.

• Se educado, conoce el protocolo.

• Sé original, creativo, no copies. A veces es complicado pero se puede lograr. Hay que crear contenido interesante y de calidad.

• Gestiona los comentarios negativos. Los habrá (siempre) • Mide, mide, mide, mide… Monitoriza